Imelda2Hemos recibido con tristeza la noticia de la muerte de Imelda, la pequeña enferma de cancer. José Manuel Bernárdez Gándara nos envía un mensaje en el que reflexiona sobre la vida y muerte de Imelda.

Kasempa 11 de mayo de 2007

Hoy por la mañana recibí una llamada telefónica del padre de Imelda para decirme que la niña había muerto. Ni que decir tiene que la noticia me dejó lleno de tristeza y hasta enfadado. Muchos fueron los pensamientos que se me pasaron por la cabeza en un corto espacio de tiempo. Es verdad que yo conocía la Imelda desde hace dos años, que la niña era de las que destacaba porque era diferente, sobresalía en todo, tenía una madurez impropia de una niña de su edad, y se dejaba querer como pocas niñas.

La muerte de Imelda descubre injusticias humanas y pone de manifiesto que estas muertes se pueden evitar. Simplemente pasan porque no hay voluntad política de arreglar el tema de la pobreza, porque se le de la la espalda al sufrimiento de tanta gente pobre como Imelda, porque hay sus más y sus menos que no se quieren solucionar.

Yo hice una escapada al hospital donde estaba, la experiencia fue desoladora: una cantidad inmensa de niños y niñas con cáncer, muchos ellos de ojo. Yo nunca había visto algo semejante en mi vida. En vez de tener un ojo, algunos tenían algo muy parecido a un cuerno, algo realmente desagradable. Pero aquí parece que es común entre los niños/as.

Yo no puedo negar que con Imelda también murió algo de mí, ver y vivir en medio de tanta injusta pobreza que destroza la vida de gente inocente como Imelda, ver y vivir en medio de tanta tristeza provocada por el egoismo de los políticos que se hacen el sordo a tanto sufrimiento que ellos mismos provocan, ver y vivir en un sitio donde la gente se le niega el derecho la una vida digna, donde gente muere sin poder saborear lo que es la vida, me llena de amargura e impotencia y me desgarra el corazón.

¿Cuantas muertes inocentes como la de Imelda hacen falta para que los países ricos despierten y solucionen el problema de la pobreza (comercio en las mismas condiciones, eliminación de subvenciones y barreras a importanción?.)

Descansa en paz querida Imelda y a ver si todos despertamos un poco más y no nos quedamos dormidos en la noche de la injusticia y al final somos cómplices de tanta muerte provocada injustamente.

Gracias Imelda por tu sonrisa y por la dulzura de tus palabras.

 

Noticias relacionadas

Ayuda urgente para Imelda