Después de once años, la Cena Lusekelo ya es una tradición.

Una tradición solidaria, en donde nos reunimos para cenar, para compartir con los amigos, con la familia, disfrutar de un rato agradable y contribuir a que en un pequeño lugar de Zambia, alguna gente, no tan afortunada como nosotros, reciban una pequeña ayuda, para disponer de agua, esa que nosotros obtenemos con solo abrir el grifo, para hacer harina y sobre todo para que algunos niños puedan estudiar.

 

Gracias a todos los que asistís a la cena y colaboráis con la Fundación Lusekelo esas cosas se pueden hacer. No cabe duda que así conseguimos que el mundo sea un poquito mejor y eso nos alegra. Vamos, no dejéis de venir, nos vemos el 8 de noviembre en el hotel Ciudad de Vigo.